Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Puñaladas de Cartón’ Category

Pues seguimos con los juegos de mesa, que la cosa no decaiga. Dungeoneer es un juego de mesa en el que pueden jugar de 2-4 jugadores, es un poco friki, para variar, pero altamente adictivo con cuatro jugadores (con 2 se puede hacer algo repetitivo). El juego se basa en explorar una mazmorra y cumplir tres misiones. Llevas a un héroe, que van desde la típica elfa maga hasta el ladrón humano, pasando por un guerrero no-muerto esquelético. A parte de las cartas de 6 héroes contamos con tres mazos más, uno de ellos solo lo tocaremos al princípio; será el mazo de “misiones“. Cada jugador tiene sus propias 2 misiones, y luego todos los que jueguen tienen una misión común. Otro de los mazos es el que se utiliza como “mano“. En él podemos encontrar los monstruos que lanzaremos a nuestros contrincantes, las reliquias, tesoros y hechizos con los que equiparemos a nuestros héroes en una variedad suficiente como para garantizar unas cuantas partidas sin que nadie se entere demasiado de lo que está pasando. El último mazo es el que permite construir la Dungeon, y aquí es donde este juego consiguió engatusarme hace ya algunos años (a pesar de que al final cayera poco antes de Navidad).

pic44109

El mazo de “mapa” está formado por cartas en las que aparecen corredores, habitaciones especiales, lugares con trampas y ese tipo de cosas. Lo bueno es que tú vas sacando cartas y las vas colocando donde quieras, formando la propia mazmorra mientras vas avanzando. Así, si tu misión es encontrar y matar al malvado vampiro en la sala “Cripta”, si tienes la suerte de que robas la carta de “Cripta” en la fase de exploración la puedes colocar donde más te convenga, para facilitarte la consecución de tus misiones. Todos en la mesa conocen las misiones de los demás, por lo que si tienes la mala suerte (siguiendo el ejemplo anterior) de que a alguien que no eres tú le toque la carta “Cripta”, ten por seguro que la va a situar lo más alejado de ti que pueda.

cimg0639

Hay dos tipos de acciones, que podríamos definir como acciones beneficiosas para ti mismo y acciones dañinas para los demás. Para eso hay una cartita muy maja (que podéis ver en las dos fotos de arriba) donde hay unos numeritos verdes y otros rojos. Cada vez que entras en una sala (o con ciertas cartas) ganas X puntos rojos y X puntos verdes, esto es bastante importante, ya que no es bueno tener muchos rojos, pero sí tener muchos verdes. Esa puntuación de números rojos es la que utilizan los demás jugadores para lanzarte monstruitos, enviarte lejos de tu objetivo, provocar que aparezcan misteriosamente trampas bajo tus pies y un largo etcétera de putadillas que hacen que tu amigo-rival te mire y diga: “No serás tan cabrón como para hacerlo” y tu sonrías y le contestes: “No es nada personal, solo puede quedar uno“. Los puntos verdes los tienes que gastar siempre que puedas, ya que son hechizos, potenciadores y tesoros (al estilo de espadas mágicas, botas encantadas y esas cosas) que mejoran a tu personaje y le ayudan a enfrentarse a los miles de despreciables problemas que te causarán las mazmorras y, principalmente, tus “amigos“.


En definitiva, un juego de mesa entretenido, con un tono frikiesco que a los visitantes de este blog gustará y que si bien no puede dar tanta versatilidad como Érase una vez, puede reportar importantes partidas en las que las puñaladas serán muy recordadas y abundantes.

¡Un abrazo!

Anuncios

Read Full Post »

Aquí un nuevo tipo de post en el Nexo. Si introduje (toma pretensión by the face) a nuestra aguerrida audiencia a los juegos de cartas con Anachronism – Puñaladas de cartón a la manera histórica, ahora vuelvo con un juego de mesa puro y duro ¿o no? Los que ya lo han probado saben a lo que me refiero. “Érase una vez…” es un juego de mesa ideal para pasar una tarde entretenida para 3-6 personas mayores de 12 años. Creo que la edad en este caso es solo orientativa, ya que gente con menos de 12 años puede jugar mejor que otros que les doblan en edad. Vamos al grano que me pierdo.

eraseunavez_logoEs un juego de mesa en el que el objetivo para ganar es contar un cuento. Representa que los jugadores son cuentacuentos alrededor de una hoguera, que en una tranquila noche al aire libre comienzan a contar aquella vieja leyenda. ¿Cómo? Pues veamos, se reparten las cartas (si aumenta el número de jugadores, el número de cartas que se reparten es menor) y en ellas se ven representados ciertos motivos típicos y tradicionales de los cuentos de toda la vida. Hay diferentes “categorías” de cartas: Evento, Aspecto, Lugar, Personaje, Objeto (esto será importante saberlo y tenerlo en cuenta más adelante). Todas se mezclan y se reparten sin más, es decir, puede darse la partida en la que todas tus cartas sean Objetos, o Lugares, o Aspectos… pero es poco probable. Bien, lo que tú tienes que hacer para poder ganar es quedarte sin cartas, y cada carta que tengas en la mano solo la puedes descartar en el caso de que lo que la carta representa sea importante en tu cuento.

Con un ejemplo quedará más claro. Yo tengo en la mano la carta de “Una muerte“. Entonces comienzo la historia: “Érase una vez… un apuesto príncipe que vagaba por un bosque repleto de abedules, trotaba con su caballo sin prisa pero sin pausa, hasta que vio un cachorro de lobo muerto [momento en el que bajo la carta “Una muerte” a la mesa, quedándome ya menos para terminar la historia]…” Luego sigo con la historia un rato, contando otras cosas y bajando más cartas. Hay un segundo tipo de cartas, de las cuales cada jugador dispone de una, se llaman “Final Feliz”, y tienen escritas frases de los finales de los cuentos: “Y así obtuvo su nombre el reino”, “Recogió su arma y siguió su camino” o “Y así recuperó de nuevo su forma humana”. Esta carta “Final Feliz” tiene que estar encadenada con la última carta que hayas bajado tan solo con una frase más o menos larga, finalizando el cuento de una forma coherente. Hay varias formas de interrumpir a los otros jugadores (con cartas en las que pone Interrupción y otros métodos) pero tampoco quiero agobiaros más con las reglas.

eraseunavez_caja3d

He jugado un par de partidas con mis colegas, y la verdad es que veo que es un juego con muchas posibilidades, pero ni con mucho para todos los públicos. Para empezar, es necesario que los jugadores tengan una imaginación viva, que les permita improvisar con cierto tino en un margen de tiempo relativamente corto. En principio (OJO, en principio) todos o casi todos los jugadores de rol cumplen ese requisito, como mínimo el de la imaginación viva… lo de la improvisación con cierto tino… bueno, ya es más difícil.

A parte de que desgraciadamente a mucha gente eso de “pensar” en un juego de mesa no le va demasiado (qué le vamos a hacer, contra gustos no hay nada escrito) que de tanto reservar el “pensar” al final acabarán no pensando, solo realizando acciones de supervivencia básica (véase beber, comer, holgar y fumar).

Un juego ideal para narradores, que permite incluso trabajar algunas áreas de la improvisación, mejorando algunos puntos en los que todos los másters cojeamos. A parte de eso, un etretenimiento sano y muy divertido para almas frikis que abrazan el sinsentido de la vida… na, fuera coñas, la navidad y las lucecitas, que me ponen melancólico.

¡Un buen regalo para añadir a la Carta de los Reyes Magos! ¡Gracias Chuky!

¡Feliz Navidad!

Read Full Post »

Acuño el término “Puñaladas de cartón” de un amiguete que lo utilizó por primera vez para referirse a unas partidas de cartas que íbamos a jugar. Me parece una auténtica frikada digna de elogio y admiración. Bien, hace tiempo que le debo al mundo (toma ya XD) el hablar en este blog de los entrañables juegos de cartas coleccionables. Esos pozos sin fondo de dinero invertido y horas pasadas creando mazos, jugándolos, peleándote… ¿se nota mucho que añoro mis primeros años de universidad? En fin, probablemente en el futuro aún los añore más. Fuera de Magic, juego del cual hablar ya sobra bastante, hace unos añitos mi buen amiguete Vincent encontró ésto paseándose por internet. Un juego de cartas producido y creado por History Channel. Cuando me lo comentó, dije, ¿comor? y fui a comprarme el primer pack.

cimg0633

No se cómo definirlo, en términos estrictos deberíamos decir que es un juego de cartas coleccionables. Hay un par de cosas que lo alejan de otros juegos de estas características. La utilización de un tablero, sus partidas rápidas y sencillas, así como el hecho de que ni con mucho tenga tanta variedad de cartas como otros juegos coleccionables, hace que no sea muy convencional. Cada mazo consta de cuatro cartas de apoyo y una de héroe. En los héroes tenemos desde Leonidas hasta Carlos V, pasando por líderes de los guerreros maoríes o antiguos faraones. Si mal no recuerdo se hicieron siete ediciones, y la cosa quedó frenada ahí (ni se por qué ni me he puesto a investigarlo). Las cartas de apoyo eran de cuatro tipos, cartas de arma, de armadura, especiales o deidades. En principio solo podías tener en tu mazo una carta de cada tipo, a no ser que en algún lugar de alguna de tus cartas pusiera lo contrario.

Lo bueno es que cada carta tiene una habilidad única, que no se repite en ningún otro lugar. Los héroes se mueven por el terreno en los sucesivos turnos, y mediante una serie de características, en los combates se tiran dados para ver quien hace daño y quien lo recibe. Las cuatro cartas comienzan boca abajo, y se van destapando una por turno, hasta que las tienes todas boca arriba. En las reglas del juego pone que la partida termina cuando solo queda un héroe en pie (normalmente tienen 7 u 8 vidas, y los ataques suelen quitar de 1 a 2) o cuando finaliza el quinto turno, es decir, un turno más después de que todas las cartas estén boca arriba.

Set 1 Master oracle.inddPartidas rápidas y muy intensas en las que te entran ganas de repetir y repetir. Nosotros lo utilizábamos antes de las sesiones de rol, cuando aún faltaba alguien por llegar o no. Solíamos hacer partidas de 4 jugadores, y normalmente nos daba tiempo para hacer un par de ellas. Media horita de juego como mucho y al lío. De todas formas no solo lo utilizábamos como el sempiterno substituto del rol, cuando en aquella época quedábamos casi cada miércoles para tomar algo por la tarde (snif snif, qué tiempos aquellos en los que se podía disponer de…tiempo) nos pegábamos una buena viciada.

Un juego muy entretenido, que desgraciadamente creo que ha caído en el olvido. Después de los 7 sets (ediciones) que podéis ver aquí, no sacaron más. No se si porque se les acabaron las ideas o porque ya no vendían demasiado. En la tienda donde nosotros lo comprábamos parece que había bastante movimiento, aunque claro, pronto el omnipotente Ánima le robó protagonismo a ese extraño juego histórico. En el bar donde jugamos bastantes partidas esos miércoles por la tarde, periódicamente se nos acercaba algún jugador de Magic a preguntarnos qué narices hacíamos, mientras ellos cambiaban las miles de ediciones, cartas, títulos y pichadas de su juego favorito. Cuando les comentábamos por encima aquello de: “nada, un juego que se asemeja a una lucha de gladiadores pero entre personajes históricos y con armas y dioses míticos respaldándonos“… se nos quedaban mirando con cara de no entender nada.

¿¿WTF??

En fin, un juego muy recomendable que no tengo ni idea si aún podréis encontrar en algún sitio. Yo estoy pensando en promocionar una especie de minitorneo entre los colegas, para recordar un poco aquellos tiempo en los que una birra, unos cuantos dados, y unos pocos personajes históricos idealizados, podían hacer que una tarde cualquiera fuera una historia digna de contar.

Iba a poner más fotos de las cartas, pero he tenido poco tiempo éste fin de semana y me apetecía publicar éste artículo. De todas formas os recomiendo visitar ésta web, un tipo que se lo ha currado mucho y ha recopilado todas las cartas de las siete ediciones (eso sí, en inglés, aunque la mierda de traducción que hicieron hace muy tentador hacerse con las copias en inglés).

Un abrazo.

Read Full Post »