Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘dragones’

Bueno bueno, unas navidades con mucha família, muchas comilonas terribles, desgraciadamente demasiadas horas de estudio y unas noches plagadas de George R.R. Martin. ¡Gracias Elbe y Yoli! Hoy que tengo un ratejo voy a contaros cosas del libro (que por cierto, me ha gustado menos que el anterior, pero ya hablaremos de comparaciones más adelante). Si con Juego de Tronos se nos planteaba la historia de un reino y un mundo con unas edades míticas sorprendetes, y unos juegos políticos dignos de la Inglaterra más refinada de la época moderna, ahora esa época vuelve a Poniente. Reyes olvidados se levantan y consiguen ensombrecer la tierra con sangre, sonido de cargas de caballería, muchos cuervos y muchos aullidos de lobos.

Spoiler: Señores, en este post vamos a encontrarnos algún que otro spoiler, o dicho de otra manera, revelaciones de la trama que por desgracia son inevitables para lo que quiero contar. A partir de aquí yo no leería (ni miraría las fotos) si no habéis leído el libro en cuestión. Puede estropearle bastante la trama a alguien que no haya llegado aún a ese punto, así que andad con ojo y leedlo bajo vuestra responsabilidad.

libros21-2a-ed

En este segundo libro tenemos la aparición como personaje protagonista de Theon Grevjoy y Davos Seaworth. No tienen tanta aparición en los importantes acontecimientos como Tyrion, Catelyn, Jon o Arya (por decir los cuatro que me parecen más importantes). Tyrion parece que pueda impartir algo de justicia en una corte Lannister más jodida de lo que se podría esperar, tomando el cargo de Mano del Rey. En el anterior libro tenía mis dudas con Tyrion, no sabía muy bien hacia donde iba, pero está claro que Tyrion odia a toda su maldita familia (menos a Jaime y a algún otro por ahí) a pesar de no poder hacer nada directamente contra ellos por tener la misma sangre (de momento… tengo mis sospechas). Fuera de la trama, al personaje que le hubiera dado más cabida es a Daenerys, la tipa tiene una de esas tramas que te apetece cantidad cuando ves que toca.

El Norte cae en manos de los Grevjoy, siendo Theon un puñetero traidor al que te entran ganas de matar a ti mismo (tomando Invernalia y cometiendo alguna que otra injusticia con la casa que lo ha cuidado desde que era un enano), mientras el sur se desgarra por las guerras entre Robb Stark, los Lannister, Stannis, Renly… todo esto está muy bien pero me ha faltado algo.

Daenerys de la Tormenta

Daenerys de la Tormenta

He estado reflexionando, y creo que me apetece tanto leer las partes de Bran, Daenerys y Jon porque son las partes que más magia tienen. La verdad es que eso se le puede reprochar (al menos yo) al bueno de George, nos hace esperar demasiado tiempo para ver cositas mágicas. Yo personalmente cuando leo algo de fantasía espero mi dosis de magia y cosas inimaginables. Aquí las cosas mágicas salen en las leyendas, y vuelven a despertar en el mundo poco a poco con el tema de la vuelta de los dragones. Intuyo que la cosa irá a más, por lo que no me estoy desesperando, además de que con las 300 páginas que llevo del tercero ya estoy pudiendo ver cositas chulis. El tema de los wargs me tiene intrigadísimo, y quiero ver a Daenerys cayendo con su dragón sobre Desembarco del Rey, a ver qué tal le sienta eso a la puta de Cersei y su niño hijoputa. Mucha gente lo ve como una virtud en los libros de Martin, a mi me parece un pequeño defecto (pequeño pequeño, no os confundáis). Me gusta que esté ambientada en un mundo donde la magia comienza a renacer a medida que pasamos las páginas, pero la verdad es que me da rabia que se centre tanto y tanto en las intrigas políticas, las traiciones y las cuchilladas traperas, las violaciones y las cosas chungas que les pasan a los protagonistas.

La serie de televisión será como una novela catalana, plagada de desgracias y de vez en cuando con un rayo de luz penetrando en la oscuridad. Recordad mis palabras. Las batallas tienen su importancia puntual, y alguna que otra (sobretodo las de Robb) se las salta sin ningún pudor, hablando por la boca de otros personajes, antes o después de las mismas. Tengo ganas de que Robb vuelva con Catelyn para que salga el nuevo Rey en el Norte, uno de los personajes que evoluciona más bruscamente y de una manera más satisfactoria para el lector.

No tengo nada que decir en cuanto a la forma de escribir del bueno de Martin, es fantástico, sencillo y va muy al grano. Estoy pensando en un post sobre mis predicciones de futuro, pero quizás lo escriba cuando acabe Festín de Cuervos. Por el momento, y con 300 páginas del tercero leídas, diría que Daenerys tiene muchas papeletas para cargarse a toquisqui de Poniente menos a Robb, y girarse hacia el Norte para cepillarse a base de fuego y lobos a los espectrillos esos que se cargan a todos los que miran (quizás con la ayuda de Mance Ryder¿?) ahí lo dejo. O al menos a mi es lo que me gustaría. Una última cosa… ¿los Otros… no os recuerdan… a los señores de Morgul? ¿O soy yo que tengo en un altar a la obra de Tolkien?

Cita: – Esto te va a costar la cabeza, Grevjoy. Los cuervos se comerán tus ojos. -Benfred trató de escupir de nuevo, pero sólo le salió un poco de sangre de los labios-. Los Otros le darán por culo a tu dios mojado.

Anuncios

Read Full Post »

Mis amigos y conocidos saben que siempre intento verle el lado positivo a las cosas que leo/veo. Normalmente me suelen gustar los libros que leo – a pesar de que puedan tener ciertas cosillas que no me acaben de gustar demasiado – así como las pelis que veo, por lo que me resulta francamente extraño haber topado de frente contra esta trilogía. Hace un tiempo me pasó lo mismo con la saga de Aquasilva, no hablaré de ella porque no me acuerdo muy bien y no me la voy a releer, pero aunque hubo cosas que no me gustaron, pude extraer sensaciones divertidas e interesantes de su lectura. Para saber más sobre esta saga podéis visitar las dos reseñas anteriores – La Resistencia y La Tríada – ya que mi opinión no varía en prácticamente nada con esos anteriores posts. Llenaré de SPOILERS esta entrada, así que preparaos.

En este soporífero tercer libro, la autora consigue darle una vuelta de tuerca más a la inverosímil historia que gira y gira sobre los mismos topicazos – parece que para ella ineludibles – del amor incomprensible y del sacrificio desinteresado. El trío de protagonistas sigue cabalgando su amor a través de los infinitos “hundió sus dedos en el cabello de ella”, “buceó en sus gélidas piscinas”, “le recorrió un escalofrío”, “se fundieron en un tierno abrazo”, etc etc etc. Vamos, cursilería a tutiplen. Eso podría no ser un problema si consiguiera que algún momento de esta larguísima historia no fuera increíblemente predecible. En algún momento he tenido mis dudas, y la esperanza ha aparecido en mi mente, pensando que aunque fuera al final, iba a conseguir arreglar la trama. Cuando los 6 dioses bajan a Idhún, disfrazados muy vagamente como acaparadoras fuerzas de la naturaleza, pensé que la historia podía volverse interesante.

Una de las mejores escenas de toda la saga es cuando Jack (el último dragón) se zambuye en un tornado (uno de los dioses, conocido como Yohavir) para llamar la atención del dios en cuestión y conseguir salvar a los habitantes de la torre de Kazlunn. Lo que pasa es que todo esto se queda a medio camino, no consigue llegar a expresar con claridad lo que representa tener a un dios al lado. Me parece que lo que quiso transmitir era que cuando uno se encuentra al lado de un dios, le flaquean las piernas, comienza a sudar, y su mente se llena de terrores sin nombre, al estilo Lovecraft. Todo eso que el maestro del terror consiguió a base de una literatura densa y descriptiva a más no poder, ella lo soluciona con el repetitivo “llenó su alma de terror“, vamos, un desperdicio.

¿El final del libro? Predecible, cojo y altamente esperado. La protagonista pastel acaba tirándose a los dos pavos y éstos asumen esa sin ningún problema – cosa, perdonadme, prácticamente imposible – por lo que acaba teniendo un hijo con ambos, pero no saben de quién es, aunque todos sabemos que será del dragón… en fin.

Consiguen salvar Idhún de los dioses, ayudando al Séptimo dios a huir a otro mundo. Digamos que ésto no sabes que va a pasar, ya que no da muchas pistas al respecto, pero la verdad es que despista por la poca gracia y atención que genera todo este asunto. Parece como si la autora no pudiera mantener la intriga de las cosas que van a pasar si deja pistas, ya que todos sabríamos qué va a pasar.

En definitiva, un libro que conviene olvidar si tienes alguna espectativa al leer novelas de fantasía. No pido que sean todas iguales, solo que conserven cierto hálito de misterio y prosa épica, no se si me explico bien. Conviene recordar que Panteón es un libro de 942 páginas, por lo que a la gente que se le atraganten los libros largos, puede ir desistiendo para intentar leer este; aunque nunca desanimaría a nadie para que no leyera un libro por su extensión, con éste debo hacer una excepción. Si la autora no inflara con tanta paja cada diálogo y descripción, y por lo tanto rebajara Panteón unas 300 páginas (por ser benevolente) se convertiría en el mejor de los 3. Puestos a elegir me quedo con el primero, ya que aún tienes esperanzas de que la cosa mejore.

Me ha quedado un mal sabor de boca por hacer esta crítica destructiva, cosa que no me gusta llevar a cabo nunca. Así que contestaré a todas las dudas de aficionados o no aficionados que puedan surgir en los comentarios, explicándoles porqué digo tal o cual cosa sobre esa novela que tanto les ha gustado a ellos.

Sigo con Katzenbach, del cual hablaré próximamente, ya que a pesar de que algunos se quejen de sus deus ex machina (nath, no te lo perdonaré jamás 😀 aunque lo seguiré defendiendo a capa y espada) su forma de escribir no te deja levantar la vista hasta que te lo has acabado.

Un abrazo

Read Full Post »

Bueno, aquí me encuentro, sigo leyendo esta trilogía de la autora valenciana Laura Gallego García. De hecho ya llevo 100 páginas del último libro, que reseñaré en su día. Mi opinión sobre esta segunda novela de la trilogía es bastante similar a la ya comentada anteriormente, almenos hasta la mitad del libro. Sinceramente, con este volumen me he desesperado bastante, como he dicho, almenos hasta la mitad del libro. Seguíamos teniendo a la protagonista pastel, internándonos cada vez más en ese extraño trío amoroso que no tiene cabida en la mente humana…

A partir de ahora soy totalmente consciente de que voy a llenar la reseña de SPOILERS, así que la gente que quiera leerla, id a compraros el libro antes de seguir leyendo, o leed el post anteriormente linkado, donde defino en general el tono de la obra sin llegar a profundizar demasiado en la trama. Bien, allí vamos. Idhún es un mundo fantástico donde viven diferentes razas, y donde una extraña profecía parece regir el destino del mundo. Los protagonistas son adolescentes que tienen en su interior el alma de un dragón, un unicornio y un shek (una serpiente alada) respectivamente. Ellos están unidos por lazos imposibles de romper, a pesar de que los dragones y los sheks se odian por instinto desde siempre. Pues bien, un malvado nigromante ha abierto una puerta interdimensional para que los sheks volvieran a Idhún, y destruyeran a los unicornios y a los dragones… basta de trama. ¿Cómo puede ser posible que en una novela de fantasía (implica épica, implica fuerza, implica pasión, implica crudeza, implica amor) le leas una frase a una chica a la que considerarías “sensible” y te diga “dios, ¡qué cursi!”? No me lo podía creer. En esta primera parte del libro me frustré bastante, la historia no estaba del todo mal, pero antes de que sucediera, sabías qué iba a pasar… la autora escribe bien, pero como se dijo en el post anterior, escribe bien literatura infantil. Un niño podría no darse cuenta de lo que va a pasar (aunque quien sabe, en algunos puntos es someramente predecible) pero un adolescente o un adulto… se moriría de risa. Creo que la gente que sea sensible, consideraría exagerado este libro. Victoria (protagonista pastel) tiene el amor y el consentimiento de un dragón y un shek (los otros dos protagonistas) para que la chica comparta su amor libremente con ambos… y es que me tiro de los pelos, joder. Hay veces que alucinas tanto que vuelves a leer la frase para comprobar que lo que está escrito no es posible… ¡y resulta ser que sí! Le da un beso a uno y ese “amor” que siente el otro por ella, hace que no mate al ser que más odia en el puñetero mundo, ¡vamos hombre! Es que eso no es de idealistas románticos, no se ni de qué es.

POR SUERTE, la cosa cambia. La historia se bifurca a partir de 1/3 del libro, complicándose este trío amoroso (por fin) y apareciendo el dolor, el rencor y la muerte por primera vez en la trilogía (a pesar de que el primer libro comienza con el asesinato de los padres de Jack, el chico-dragón). Las cosas se enturbian bastante, con una “protagonista pastel” llena de rencor y ansias de venganza que si bien se hace difícil de creer, se vuelve ligeramente más interesante. Comienzan a haber ligeros dilemas morales a los que incluso les puedes buscar la profundidad, a pesar de que la historia sigue siendo bastante previsible, en algunos momentos no tienes ni idea de lo que va a pasar.

Nunca llueve para gusto de todos, dicen, o algo así. Y la verdad es que no se a qué tipo de público le aconsejaría este libro. A los que disfrutaron de la primera parte, les concedería que la autora sabe mantener el ritmo de la acción, y que consigue controlar muy bien el estilo y dejarlo tal como quiere. Lo que pasa es que este estilo no es precisamente lo que el lector medio de fantasía busca… almenos bajo mi punto de vista, claro está. Demasiado romance basado en las mismas alusiones sentimentalistas y cursis, en los repetitivos “sin ti moriría“, “no te abandonaré jamás” y “jamás haría algo que pudiera dañarte“… Tanto rosa satura… ya ves si satura. En fin, quizás a los peques sentimentales (probablemente un porcentaje bastante elevado, por no decir casi unánime, de chicas) les encante, o a los/las adolescentes de todas las edades que sean enamorados de la fantasía y la novela romántica; pero poco más se puede rascar.

La tercera parte es la más larga, con sus 950 páginas bien llenas de letras. Veremos qué tal. Estoy releyéndome Watchmen y preparando la reseña de Californication, para desquitarme, ya que no me gusta hacer críticas malas… pero en esta ocasión, me he visto obligado; como dice Harvey Dent: “La noche es más oscura justo antes del amanecer

Gracias por todas las visitas, pero gracias sobretodo a los que os quedáis a escuchar los desvaríos de un par de frikis irredimibles. Un abrazo.

Read Full Post »