Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘el caballero oscuro’

Siempre me ha gustado Batman, desde que era pequeño, es uno de mis superhéroes favoritos, junto con spiderman. Cuando crecí comenzaron a tirarme otros palos dentro del mundillo del cómic, aunque DC siempre era mi elegida, y más concretamente Vertigo; con cosas como Lucifer, Hellblazer y tal. A pesar de eso, siempre guardé un lugarcito en mi corazón para el hombre araña y el hombre murciélago. Quizás al crecer, creí que mis dos superhéroes de la infancia eran demasiado infantiles (valga la redundancia), esto se termina definitivamente con Arkham Assylum.

Grant Morrison y Dave McKean (dibujante de Sandman, entre otras cosas, era el único de los dos que me sonaba) crearon esta novela gráfica llena de oscuridad y locura/cordura. El argumento es tan sencillo como decir que los enfermos del Hospital Psiquiátrico Arkham se han amotinado con varios rehenes -personal del centro- y su única petición es que Batman vaya a vivir con ellos, al lugar que según sus resquebrajadas conciencias pertenece.

Batman no tiene miedo de nada. Soy yo, yo estoy asustado. Tengo miedo de que el Joker esté e lo cierto sobre mi. A veces… pongo en duda lo racional de mis actos“. Lo dice Batman en el cómic justo después de escuchar las peticiones alocadas de su alter ego, el Joker. El Caballero Oscuro debe enfrentarse a todos los malvados psicópatas que ha parido DC para él, a quien se le ocurriría la fantástica idea de meterlos a todos juntitos en un solo sitio. Con este planteamiento nada halagüeño para el Caballero Oscuro comienza la historia narrada en este “lugar sensato en un mundo sensato

Una de las cosas que rompió moldes en su estreno (por los ochenta…) y marcó una nueva etapa en la narración gráfica fue la forma de estructurar las viñetas. Quizás se había visto ya antes (no sabría deciros, la verdad) pero nunca con el estilo gráfico que se puede ver en los trazos de McKean. Como veréis un poco más abajo, todo el ambiente y los mismos personajes son de un trazo borroso, que fuera de parecer flojo o carente de sentido, te envuelve de una manera extraña e impactante.

La trama en si, pues está bien, pero para mi no deja de ser simplemente resultona. Me pareció un tomo corto, extremadamente rápido para leer y con un final previsible que le quita la gracia a todo el asunto. Los cameos de los diversos malignos de Batman son una pasada, y los dialogos del Joker siempre son entretenidos -además podéis ver qué aspecto tan grotesco/enfermizo le ponen- aunque no le acabo de encontrar esa chispa o gracia que contienen otras obras del género (véase Watchmen como máximo exponente del mismo).

La historia del fundador del asilo Arkham es perturbadora a más no poder, pero a mi me ralentizaba un poco el ritmo… no se. Seguramente si esta obra hubiera llegado a mi hace solo un año, mi opinión habría sido bastante distinta, sin embargo ahora es lo que puedo ofrecer. Un concepto divertido y un argumento simplón con unos personajes impresionantes y un dibujo de lujo. ¿Qué nota le pondría? La verdad es que no tengo ni la menor idea, hay cosas que me gustan bastante, pero hay otras que no me acaban de convencer nada. Quizás un 7.5, esa nota intermedia y extraña que te deja un buen sabor de boca si eres conformista y un regustillo amargo si no lo eres.

Se de buena tinta que gente que pasa por el blog seguro se la ha leído, ¿opináis lo mismo que yo?

¡Un abrazo caminantes!

Anuncios

Read Full Post »

Esta es la segunda parte de esta reseña compartida de la última obra de los hermanos Nolan, El Caballero Oscuro. En esta crítica, la piedra angular será la interpretación del villano Joker por Heath Ledger.

Fuimos a verla el mismo miércoles del estreno al Balañà Bosque Multicines. Es un buen cine, a tirar de piedra desde L3 Fontana o mediante un agradable paseo desde L5 Diagonal, y las entradas numeradas nos costaron 5,50€ en el ServiCaixa (por ser de LKXA no cobran comisión, lo cual también está bien). Fila 7, al estar la pantalla bastante alta, lo considero una decisión acertada. El cine es doblado, pero cumplí mi promesa de ver esta película en versión original un par de días más tarde, así que comentaré este aspecto de la película más adelante.

Si hay algo de lo que peque esta película es que pese a sus 2 horas y media de duración, se hace corta para todo lo que nos quieren enseñar. Todos los personajes evolucionan en esta película a merced de Joker, que ha puesto en jaque a la escuadra de benefactores de Gotham: Alfred, el mayordomo; Bruce Wayne; Harvey Dent, el nuevo fiscal del distrito; Lucius, el gerente de Industrias Wayne; Rachel, la ex de Bruce y actual de Dent; incluso Falcone, el actual capo de la mafia. Es muy difícil retratar con exactitud todas estas evoluciones mientras se intenta narrar una historia con cierto sentido, pero es aquí donde los hermanos Nolan han jugado su baza y han ganado. También he echado de menos algo más de profundidad en la historia de Joker.

Lo característico de esta revisión de la franquicia es su oscuridad ambiental, la completa ausencia de colores vivos. Y testimonio viviente de ello es el primer supervillano de la nueva serie: Joker. A diferencia del resto de Jokers, tanto en película, serie, animación o cómic, éste irradia dejadez, meticulosa dejadez. Joker es el único que de principio a fin parece tener claro su siguiente movimiento y ciertamente da la impresión de que mientras los demás se mueven, él no pierde el tiempo. Posiblemente sea el personaje más sereno, más objetivo y más acertado de toda la película, el único de todos que no erra y que hace bailar su bals a los defensores de la ley. Gran parte de esto lo aportó Heath Ledger.

Tim Barton eligió hace 19 años a Jack Nicholson para este papel, un gran acierto. Lo que no previó es que Jack Nicholson ya tenía un carisma ganado durante su época más prolífica, la de los 80. Eso causó que el espectador viera a Nicholson en la pantalla y no al Joker. Ese Joker alocado, enfermizo y compulsivo nada tiene que ver con el de The Dark Knight, excepto en la inherente locura (y en este montaje de la wikipedia se aprecia claramente).
En esta ocasión, el original lastre físico de Joker, posiblemente inspirado en “El hombre que ríe” de Víctor Hugo, son las cicatrices de una “sonrisa de Glasgow”, una tortura que consiste en realizar cortes en las mejillas siguiendo la línea de los labios, como si de una sonrisa se tratara. De hecho, el Joker se ha caracterizado siempre por su sonrisa perenne, en este caso, perfilada burdamente con carmín. Precisamente la historia de esas cicatrices es un “running gag” a lo largo de toda la película, pero nunca tenemos certeza de su verdadero origen.
Heath Ledger, aunque dicen que era buen actor, yo no había tenido la suerte de ver ninguna de sus interpretaciuones, ni había oído en particular de él. No obstante, decían que estaba destinado a ser de los mejores actores de su generación, en una carrera que no hacía más que empezar hasta que una sobredosis accidental de Vicodina, Diazepam y otros ansiolíticos la truncó violentamente a principios de este año. Su último papel interpretado por completo fue el de Joker (el que quedó a medio acabar, en The Imaginarium of Doctor Parnassus, fue continuado por Johnny Depp, Colin Farrel y Jude Law). Él mismo confesó a su amigo Christian Bale (Batman) que el del Joker era el papel con el que más se había divertido y la crítica la avala al unísono como su mejor interpretación hasta el momento, que le podría dar el Oscar póstumo como actor de reparto la próxima primavera.

¿Pero qué tiene este Joker? Es un maníaco, un excéntrico, acomodado en sus vicios, sanguinario, cruel, cuidadoso con la escenografía de sus crímenes, insensible a miedo y al dolor. Y sobre todo, con una risa perturbada que resulta imposible de olvidar y que no deja de recordarnos lo bien que se lo pasa manipulando a la mafia y a los ciudadanos de forma maquiavélica. Pero sin embargo, es capaz de demostrar mayor lucidez que cualquier otro personaje, por ejemplo en el monólogo del hospital o en la escena final. Es esa meticulosidad scofieldiana, imperturbable, sorpresiva, la que consigue que en todas sus apariciones saque de quicio a Batman, Dent y Gordon y cause estragos en sus existencias. La ejecución de este papel es sencillamente magistral. Entrenó encerrado en un hotel durante 6 semanas hasta que halló la sintonía perfecta para el personaje: Los tics, los gestos, la postura, la voz.

Evidentemente, su voz en este caso es indoblable, por mucho que Cruzdecaminos me insista en que no es tan blanco ni tan negro, la versión original amenudo aporta mucho más a la actuación de lo que podemos imaginar, a expensas de dejar de poder seguir los diálogos con la misma fluidez. Afirmo esto hasta tal punto en el que basándonos en una versión doblada, pretender afirmar categóricamente que un actor hace un buen trabajo oyendo la versión doblada es una prueba de nimiedad intelectual, ¡quizás al original se le escapan gallos! ¡Y suerte que en España contamos con buenos actores de doblaje y traductores aceptables, podríamos estar mucho peor! Algún día hablaré con más calma, que no sosiego, del asunto del doblaje. En resumen, os recomiendo ver o rever esta película en versión original. Gana no sólo matices sino colores vivos prácticamente inimaginables.

Por mi parte, esto es todo. La blogocosa está llena de críticas interesantes: Distorsiones, Microsiervos… Luego está Robert Downey Jr., que dice que la película no se entiende. A ver, no digo que sea mentira que sea demasiado ágil en algunos momentos y que uno se pueda distraer fácilmente dejando de prestar atención a lo que se está diciendo, pero es que encarnar a Iron Man, la competencia de Batman, no ayuda a que te caiga bien que El caballero oscuro haya recaudado más que la más taquillera de Marvel en un sólo fin de semana (155 millones de dólares, 20 más que Spiderman 3). Ya se sabe, la envidia…

¿Y a vosotros, qué os ha parecido la película?

Read Full Post »

Y aquí vamos con la reseña. Compramos las entradas con antelación, sabiendo que lo que íbamos a ver nos iba a encandilar, nos iba a dejar sentados en el asiento después de haber acabado diciendo: “mierda, tío” sin parar. Lo sabíamos, estaba clarísimo, y no nos defraudó, al contrario, nos dejó impresionados. Hemos querido dividir esta reseña en dos partes aparte de por lo obvio, también creemos que se lo merece. Yo me centraré un poco más en la figura de Batman/Bruce Wayne y mi compi en la del Joker. Debo admitir que aunque no me guste demasiado el tema de meter muchos SPOILERS, esto va a ser casi inevitable en el caso actual. Así que antes de leer esta y otras reseñas que encontréis por internet, ver la peli, por dios… verla. Vamos al lío.

Cruda predecesora tenía esta película, en el sentido de que Batman Begins rompió moldes, convirtiéndose no solo en una de las mejores películas de superhéroes de todos los tiempos, sino convirtiéndose en una gran película. Pues bien, El Caballero Oscuro ha cogido ese hito de Batman Begins y lo ha pulverizado. He leído algunas reseñas que no me han gustado demasiado, no por que no digan cosas ciertas, sino porque se olvidan ampliamente de lo que para mi es lo más importante de la película. El difunto Heath Ledger, Aaron Eckart, Christian Bale & Company hacen un trabajo genial, vale, ya lo sabemos. Es recalcable que los duelos interpretativos de esta película son una gozada para cualquier espectador, incluso para los puristas, pero señores, ¿qué hay de lo que la película cuenta? Ya no me refiero a la trama, como he dicho al principio del post, lo mejor es ir a verla, me refiero al significado que se le puede sacar, a la interpretación que le podemos dar a esta entrega del hombre murciélago.

Batman en esta entrega se convierte en un verdadero héroe, en el sentido más amplio de la palabra, sacrificando incluso algunos de sus propios ideales de verdad y honor, por conseguir acabar con una amenaza que no solo destruye la vida de la gente de una manera literal, sino que fragmenta sus mentes y las deja tiritando ante el futuro. El trío Batman/Harvey Dent/Gordon se alza como el último baluare que le queda a Gotham para sobrevivir ante esta ola imparable de caos. Sin embargo, de los tres, es Batman el único que puede hacer frente de una manera realista a la amenaza que representa el Joker (del cual hablará Rager en el siguiente post). Batman encuentra en su archienemigo a su alter ego, su lado pervertido y salvaje… divertido y salvaje. Nuestro héroe abre los ojos en esta entrega, consigue ver lo que puede pasarle a la ciudad si él desaparece, y mediante la presión psicológica a la que le somete el payaso Batman encuentra su camino, consigue saber qué es lo que tiene que hacer y lo hace… sabiendo también que no será un camino de rosas sino un interminable laberinto lleno de púas erizadas. El desdichado Dent acaba sufriendo tanto en su propio cuerpo como en su mente, esa ira y caos irrefrenables a los que el Joker somete a la ciudad, destruyendo la esperanza más fuerte que tenía Gotham para sobrevivir más o menos intacta al payaso. Si bien una de las pocas cosas que le puedo reprochar a la peli es que no hagan más clara y ligeramente larga la evolución de Dos Caras, ya que para nada habría quedado mal si dejan a ese personaje para la siguiente película (a pesar de que no queda del todo mal cómo lo tratan en esta). Como le dice Batman a Dos Caras: “El Joker fue a por ti porque eras el mejor de los tres”; refiriéndose al trío formado por ellos dos y Gordon.

Es sorprendente la facilidad con la que el director y co-guionista Christopher Nolan consigue atrapar al espectador desde el impactante comienzo (donde se intuyen ciertas pautas que va a seguir el ritmo de la película) hasta el demoledor final. Creo que a cualquier artista le apetecería haber participado en una película de estas características, ya que en todo momento las cosas están donde deben estar y los actores chillan, se enfadan, se sorprenden y ríen cuando deben hacerlo… esto no es sencillo de llevar a cabo. Batman (junto con Spiderman) siempre eran los superhéroes que más me habían gustado, y con esta vuelta de tuerca, creo que el hombre murciélago se va a convertir en el héroe que todos los niños querrán ser. Es una película que te hace pensar, una que un niño no acabaría de comprender en profundidad, pero que a pesar de eso le encantaría. Un Joker depuradísimo que te hace sentir pena por el siguiente actor al que le encomienden interpretarlo, un Batman correcto, un Gordon lleno de temores y un Harvey Dent inigualable (por fin nos quitamos el regustillo de aquel fatídico Tomy Lee Jones) hacen de esta película una sobredosis de cine que te enganchará sin más remedio…

Para terminar, recomendaros a todos un par de reseñas (las que me han gustado más de las ciento y la madre que he leído ya). Primero la del Opinómetro, como siempre Avatar dando en el clavo; y segunda la de El Hijo del Relojero, con el cual coincido sobradamente en casi todos los puntos. Un último apunte comiquero (no podía faltar en una película de estas características), como cuenta Álvaro Pons en la Cárcel, este taquillazo supone para DC un impulso bastante estratosférico dentro del mundo comiquero-cinematográfico, consiguiendo unas cifras apabullantes incluso en la venta de sus cómics (cosa, que como cuenta en el post linkado, no ha sucedido con las franquicias de Marvel). Me parece fantástico que haya pasado esto, a ver si así se espavilan los chicos de DC y la Warner y nos traen a más superhéroes de su extenso plantel a la pantalla con una calidad como mínimo igual que los Ironman y Hulk. ¿Se nota que siempre he sido más de DC?

Un abrazo y ahora os dejo con la segunda parte de la reseña.

Read Full Post »